Recomendaciones

Todas nuestras joyas tienen garantía de calidad, pero como todo lo delicado, requieren de un cierto cuidado para mantener el brillo y el color y así, conseguir que no se deterioren. Las joyas con baño de oro requieren todavía un cuidado mayor.


A continuación, os mostramos algunos consejos útiles:


- Evita exponer la joya a agentes corrosivos como: perfume, maquillaje, alcohol, cloro, agua del mar, sudor, detergentes, grasa de alimentos o lejía.


- Recomendamos no usar las joyas para dormir, practicar ejercicio o ducharse.

- Una buena forma de evitar la oxidación es guardar las joyas en lugares herméticos, secos y alejados de la exposición a la luz solar, ideal en la caja correspondiente. El desuso también puede influir en la oxidación.


- Guarda cada joya individualmente para evitar el contacto con otras y que se puedan rayar.


- Limpia la joya con agua tibia y jabón (con PH neutro). También existen productos especiales para limpiar plata que podrás encontrar en nuestra web.


- Seca bien la joya con una gamuza o paño absorbente.

Joyas de plata y oro bañado